David Stevens

David-Stevens

David Stevens dirige un negocio familiar junto con su hermano Alec. Se trata de un arrastrero de 20 metros llamado “Crystal Sea”. David lleva pescando casi 25 años, sin embargo la cultura y el patrimonio pesquero de su familia se remonta al siglo XIII.

Hoy en día, David cuenta con una tripulación de cuatro marineros que capturan más de 25 especies diferentes de pescado, siendo el abadejo, rape, lenguado y gallo las principales. Su arrastrero opera en el área sudoccidental de Inglaterra donde el Océano Atlántico baña la accidentada costa de Cornualles. Salen a menudo al mar durante cinco o seis días, dependiendo de las condiciones meteorológicas, para maximizar la calidad y frescura de sus capturas.

La tripulación captura aproximadamente 500 toneladas de pescado blanco variado cada año. Esto equivale a aproximadamente 900.000 raciones de comida!

El “Crystal Sea” está muy involucrado en una serie de iniciativas de sostenibilidad, incluyendo un “régimen de pesca plenamente documentada” con el gobierno del Reino Unido, lo que implica tener cámaras instaladas en el buque para controlar en todo momento lo que ocurre a bordo. Además de esto, la tripulación está realizando un “test de capturas totalmente documentado” de todas las especies que pesquen este año, lo que implica el desembarque de todas sus capturas en puerto para que las autoridades pesqueras tengan una idea de cómo la obligación de desembarque funcionará en la práctica.

Como parte de este test, David y su tripulación realizaron de manera inteligente su propia adaptación de la red de pesca para reducir la cantidad de juveniles de abadejo retenido. Esto redujo sus descartes en un sorprendente 87 por ciento.

David cree que los pescadores deben participar activamente en la recogida de datos sobre las poblaciones de peces, ya que son los mejor situados para proporcionar esta información en tiempo real. Esto permite a los científicos tener una imagen más precisa de los niveles de recuperación de los stocks; datos que sólo pueden beneficiar al sector.

Uno de los pescados favoritos de David para capturar y comer es el pez San Pedro, no solo por su gran sabor y singularidad, sino por la experiencia y conocimiento que se requiere para pescarlo. Además de la tecnología disponible para la localización de peces, David se guía a menudo por el estado de las mareas para saber dónde tirar sus redes.