Battista Sanguedolce

Battista Sanguegolce

Battista Sanguedolce vive y trabaja en Rimini, una famosa localidad costera cerca del pequeño principado de San Marino. Proveniente de una larga línea de pescadores originaria de Lampedusa en el sur del Mediterráneo, Battista comenzó a pescar con su padre hace ya 33 años a la edad de 13.

Ahora trabaja en el mar Adriático a bordo de su barco de 8.5m Freccia (Flecha). Allí, Battista y su tripulación de tres personas se dedican a la captura de lenguado, rubio, calamar y caracoles de mar, dependiendo de la temporada. Battista utiliza una variedad de métodos de pesca, incluyendo redes, redes de enmalle y trasmallo, trampas para peces y nasas para los caracoles.

Battista está comprometido con la sostenibilidad para asegurar el futuro de la industria. Sin embargo, él también siente que los pescadores se enfrentan a crecientes costes en la industria, con el aumento del precio del combustible como un ejemplo particular.

Un día de trabajo de Battista comienza antes del amanecer, cuando sale a pescar para después regresar a puerto y preparar el pescado para la venta. Luego vende su propio pescado directamente en la plaza principal del puerto de Rímini durante unas cuatro horas (08:30-12:30). Battista luego se toma un descanso y amarra su embarcación antes de regresar a casa para almorzar con su familia y descansar por la tarde. Pero su jornada laboral no termina ahí. Battista se aventura a salir a la mar antes de la puesta de sol para soltar las redes durante otras tres horas antes de volver a casa, cenar e ir directamente a la cama. Battista trabaja así durante por lo menos cinco días a la semana, excepto en verano, cuando sale al mar de lunes a domingo.

Para Battista las largas horas en el mar y todo el tiempo que pasa lejos de su familia es la parte más difícil de su trabajo, pero aún así él adora la sensación gratificante de volver a casa sabiendo que el día ha ido bien.