Jan Marijs

Fish Tale Jan Marijs

La flota neerlandesa de arrastreros de vara está compuesta de menos de 65 buques. En menos de dos décadas el tamaño de esta flota se ha reducido significativamente. En la parte suroeste de Países Bajos siguen habiendo pequeños puertos pesqueros donde cada lunes por la mañana, unos arrastreros de vara se dirigen hacia las zonas de pesca en la parte norte del mar del norte, también conocido por sus fuertes corrientes mareales.


El puerto pesquero de Vlissingen está ubicado en la costa sur de lo que antiguamente fue una isla, ya que formaba parte de un delta. Los arrastreros de vara de Vlissingen así como los pueblos de pesca situados alrededor de Arnemuiden usan este puerto para desembarcar las capturas de peces planos. Uno de estos arrastreros es el ARM-22 ‘Klaas-Adriana’, de 44 metros de largo, construido en 1993. El capitán de este arrastrero es Jan Marijs.

Jan Marijs es, como la mayoría de los pescadores en Países Bajos, forma parte de una familia tradicional de pesca. Su padre, su abuelo y su bisabuelo también fueron pescadores. El padre de Jan ordenó la construcción del buque y más tarde Jan Marijs lo sustituyó cuando este último se jubiló.

El buque sale a pescar durante tres o cuatro días. En verano, el ‘Klaas-Adriana’ desembarca las capturas el viernes por la mañana. Y algunas veces regresan al puerto los jueves por la tarde. En invierno, cuando la pesca es bastante buena, el capitán Jan Marijs opta por una salida de 3 días. Lo que significa que desembarcan el jueves por la mañana. Nunca pescan durante el fin de semana. Afortunadamente las zonas de pesca no están tan alejadas. Las zonas donde el arrastrero pesca están ubicadas entre las costas belgas, neerlandesas y británicas.

Antes el arrastrero pescaba con equipos pesados como cosquilleras, y el consumo de combustibles era bastante elevado. Cuando el precio del combustible empezó a aumentar Jan Marijs decidió deshacerse de las partes pesadas del equipo de pesca y reducir la velocidad. Durante estos últimos años, Jan y sus dos hermanos quienes forman parte de la tripulación, introdujeron la tecnología de pulso a bordo. Desde entonces los equipos pesados formaban parte del pasado y el consumo de combustibles se redujo mientras las capturas se quedaban al mismo nivel.

Al inicio del año 2015 Jan Marijs se registró en el proyecto de innovación de redes de arrastre. El objetivo del proyecto es de reducir las capturas accesorias de los peces juveniles, y particularmente el pescado plano. Ubicando a un equipo selectivo en el copo de las redes de arrastre, incluyendo a un dispositivo de escape en la parte alta del copo, Jan y su tripulación verifican el impacto continuamente. De vez en cuando un investigador se une a ellos para recolectar muestras e informaciones. El capitán Marijs entiende que la prohibición de los descartes obligará los pescadores a pescar de manera más selectiva. “Aunque no seamos capaces de conseguir una reducción del cien por cien, sigue valiendo la pena saber si nuestra manera de pescar es sostenible y aceptable. Pero el número de pescado plano juvenil se puede reducir hasta un cierto punto, y aquí en la parte sur del Mar del Norte es casi imposible evitar los peces planos más pequeños. Esta zona es conocida por la presencia de lenguado, limanda y la solla juvenil. Mallas más grandes significa perder muchos pescados de tamaño adulto”, explica el capitán Marijs. Sin embargo seguirá con el proyecto de innovación de la red de arrastre porque cuanto más “limpio” esté el copo, menos trabajo tendrán al separar el pescado comercializable del juvenil.

El capitán Marijs también habla del cambio del arrastrero tradicional hacia el arrastrero de pulso. Marijs: “Las ventajas del uso de la tecnología de pulso son estupendas. Los motores principales consumen menos combustible, por lo tanto las emisiones bajaron, y el porcentaje de bentos tales como estrellas de mar, gusanos, bocinas y caracoles de mar capturados ha bajado. Introduciendo esta tecnología hemos ya mucho progresado en términos de pesca sostenible”. Además la tecnología de pulso genera menos perturbaciones a los fondos marinos en comparación con arrastreros tradicionales. En 2014 un colega francés, propietario de una red de enmalle en Dunkirk, se unió a la tripulación del ‘Klaas-Adriana’. El capitán Marijs lo invitó para enseñarle que todo lo que está en el copo estaba vivo. El pescador francés estaba sorprendido. No se lo podía creer. Para la flota de arrastreros neerlandesa, la tecnología de pulso es un paso en adelante hacia una pesca responsable.