ERIK ROTGANS

Dutch Fish Tale Erik Rotgans

Los Países Bajos tienen bastantes pequeñas comunidades pesqueras, especialmente en la parte norte de la costa del Mar de Wadden, conectada directamente al Mar del Norte. Una alineación de islas forma la frontera entre el Mar del Norte y el Mar de Wadden, lo que hace que este último es muy atractivo para pescar cuando los vientos tormentosos impiden que los barcos entren en el Mar del Norte.


Eric Rotgans (32 años) es capitán en el arrastrero de camarones de 19 metros de largo, nombrado WR-54 ‘Cornelis Nan’. Los camarones (Crangon crangon) son las especies metas. El arrastrero de 49 toneladas está equipado con dos redes de arrastre de camarón. La pesca de camarones no es fácil, ya que las capturas muestran unas fluctuaciones enormes cada año. Según los científicos, es difícil de llevar a cabo una investigación sobre el tamaño de la población y la biomasa. Por lo tanto, es difícil dar consejos. Esa es también la razón por la cual no hay ninguna cuota. Un mes las capturas pueden ser muy pobres y durante un par de días los pescadores pueden encontrarse con una explosión de camarones. No es posible estimar el tamaño de la población de estos crustáceos.

Erik vive en una pequeña comunidad tradicional de pescadores, llamado Den Oever, ubicado en la antigua isla de Wieringen. Antes que los buques de pesca de Wieringen entren en el Mar del Norte, tienen que pasar a través de las aguas poco profundas del Mar de Wadden.

Como la mayoría de los pescadores de Wieringen, Erik es miembro de una familia de pescadores. Su bisabuelo solía pescar con un bote de madera, dependiendo del viento y la marea. No era fácil todos los días ya que en el Mar de Wadden siempre había grandes mareas.

Erik se hizo pescador cuando tenía 18 años, tras haber obtenido su diploma en la escuela de la pesca de Den Helder. Le encanta su trabajo, según dice : “Es un privilegio trabajar en el mar”. El suspenso que se siente cuando el copo está colgando encima de la cubierta, siempre es una sorpresa. Por supuesto, siempre tienes unas expectativas, pero aún así, la mayor parte del tiempo es imprevisible”. Según Erik es fascinante ver cada vez lo que el mar proporcionara. “Hay tanta vida en el mar y las capturas son siempre diferentes. Las capturas varían todos los días y, dependen de la ubicación o el clima. El tamaño de las capturas también varía todos los días. Todo en el copo está vivo; camarones, gusanos, caracoles, peces, cangrejos y diferentes tipos de estrellas de mar.

A bordo del WR54, la tripulación de 2 hombres es tambien responsable del procesamiento del camarón. El buque está equipado de máquinas modernas de clasificación que separan los camarones del resto de la captura. Inmediatamente después de la clasificación, el camarón se cuece. Cuando los camarones se ponen rojos es que están listos para comer, solo queda pelarlos.

Tras la cocción, los camarones son empaquetados en bolsas de plástico y almacenados en la bodega para que permanezcan frescos. Dependiendo del tamaño de las capturas, Erik desembarca el camarón dos veces a la semana en Den Oever. El puerto de Den Oever tiene un acceso directo al mar de Wadden y es más o menos la capital de la antigua isla de Wieringen. Es famoso por la calidad se sus gambas y cigalas. La flota de Wieringen está compuesta de más o menos 30 arrastreros de camarones y más de 10 arrastreros de cigalas. Además, tiene buques pequeños llamados Euro beamers, en busca de pez plano y cigalas todo el año.